Colaboraron en la elaboración del documento importantes  gremios del sector privado, entre ellos la Cámara Nacional de Turismo (Canatur), la Asociación Peruana de Agencias de Viaje y Turismo (Apavit), Asociación Peruana de Operadores de Turismo Receptivo e Interno (Apotur) y la Asociación Peruana de Turismo de Aventura, Ecoturismo y Turismo Especializado (Aptae). La vigilancia, cumplimiento obligatorio y fiscalización estará a cargo de los gobiernos regionales y gobiernos locales.

Entre las disposiciones del Reglamento de Agencias de Viajes y Turismo, se menciona que estas deben estar inscriptas en el Directorio Nacional de Prestadores de Servicios Turísticos Calificados. La inscripción no implica la autorización para el desarrollo de sorteos y/o premios a efectos de evitar malas prácticas de comercialización. Dispone igualmente el uso de un distintivo que permita identificar a la agencia como inscrita en el Directorio Nacional de Prestadores de Servicios Turísticos Calificados y como una empresa formal ante el consumidor que contrate sus servicios.

El nuevo reglamento también incluye una disposición que insta a las asociaciones representativas de agencias de viajes y turismo a promover la formalización del servicio y a la implementación de mecanismos financieros que garanticen, ante el turista, el cumplimiento de las obligaciones contraídas por sus asociados.

Están inscriptas en el Directorio Nacional de Prestadores de Servicios Turísticos del Perú 5.816 agencias de viajes; el 60% de la oferta se concentra en Lima Metropolitana y en el Cusco. Hasta la fecha el reinicio de actividades turísticas aún no ha sido autorizado por el Gobierno.