"Durante los más de 53 años de compañía, la seguridad, la salud y el bienestar de nuestros huéspedes, la tripulación y las comunidades que visitamos siempre han sido nuestra prioridad número uno, tanto a bordo como en tierra. Creemos que estos protocolos nos permitirán que nuestros cruceros se encuentren entre las opciones más seguras disponibles", expresó el CEO de NCL, Harry Sommer.

Entre las medidas adoptadas se encuentra la instalación de filtros de aire que eliminan hasta el 99.95% de impurezas; el monitoreo continuo de pasajeros y tripulación con mediciones de temperatura; limpieza y desinfección de todas las áreas comunes, puertas de embarque y cabinas con productos de alta eficiencia; limitación de la capacidad de pasajeros a bordo; distanciamiento social en el check-in y otras áreas comunes y centros médicos a bordo totalmente equipados con kits de prueba para el coronavirus COVID-19.

Los cruceros solo atracarán en puertos abiertos y seguros para garantizar el bienestar de los pasajeros y la tripulación en tierra.

Además, la compañía también flexibilizó su política comercial, permitiendo la cancelación gratuita hasta 48 horas antes de la salida de todos los cruceros hasta el 30 de septiembre de 2020. Los huéspedes que elijan volver a reservar recibirán un crédito del 100% para un crucero futuro hasta diciembre 2022.