Entre las medidas previstas, los hoteles solicitarán a sus huéspedes declaraciones juradas de salud, procesos de desinfección de equipajes, camas de registro de temperatura y estaciones de desinfección.

En cuanto a alimentos, se modificarán los métodos de servicio de comidas y bebidas y también de las actividades de entretenimiento. En la mayoría de los hoteles se mantendrán los bufets pero se colocarán barreras físicas entre los alimentos y los clientes, las mesas estarán separadas unas de otras por más de dos metros y tendrán nuevos protocolos para el servicio a las habitaciones.

También en las piscinas y en la playa se implementarán medidas para asegurar la distancia entre los huéspedes, las reposeras serán desinfectadas frecuentemente y también deberán guardar distancia. Se implementarán muchas y nuevas medidas de protección aseguran desde los hoteles, pero estas no serán invasivas para nuestros clientes garantizan.

Cuando las actividades se reinicien será fundamental el apoyo del mercado local para la rápida recuperación del sector.