"La seguridad e higiene de los viajeros es primordial. Es por eso que nuestras nuevas directrices, incluidas las pruebas y el seguimiento, están diseñadas para ayudar a recuperar los viajes y el turismo mediante la identificación o el aislamiento de los viajeros infectados. Con ellos, ahora podemos reemplazar la confusa combinación de diferentes medidas, incluidas las cuarentenas altamente perjudiciales que existen actualmente, para ofrecer confianza a los viajeros y los gobiernos, al tiempo que protege la salud pública ", dice la presidenta y directora ejecutiva de la entidad, Gloria Guevara.

El WTTC identificó cinco puntos para la acción de los gobiernos durante la recuperación del COVID-19 entre los cuales se incluyen:

- Apoye las pruebas rápidas y confiables como una ruta crítica para garantizar la salud pública y una estrategia de seguimiento de contactos para ayudar a detener la propagación del virus

- Colaboración multilateral y adhesión a pautas reconocidas internacionalmente para permitir a los viajeros aprobados viajar a múltiples destinos utilizando una estructura de proceso única y evaluación de riesgos

- Apoye las “burbujas” o “corredores turísticos” entre áreas o países con bajo riesgo de coronavirus en base a criterios reconocidos sobre lo que constituye un riesgo bajo, medio y alto, y donde el gobierno de origen y destino acuerden. Estas medidas pueden ayudar a limitar los requisitos de prueba para los viajeros y respaldar la recuperación

- Elimine las advertencias y recomendaciones generales de viaje contra viajes internacionales no esenciales, ya que esto evita la protección del seguro para los viajeros a medida que los países vuelven a abrir

- Respaldar un estándar global de seguro de salud para viajeros, o al menos requisitos mínimos, definidos con compañías de seguros del sector privado.