El objetivo de la compañía con estas acciones es "garantizar a los pasajeros la máxima confianza y tranquilidad". Además, según la aerolínea, está en contacto constante con las autoridades aéreas y de salud de los diversos países donde opera y cumplirá estrictamente con las recomendaciones e instrucciones basadas en el esfuerzo colectivo para volver a la normalidad.

Algunas acciones de la compañía son:

Limpieza de aeronaves: Air Europa mantiene protocolos de limpieza de aeronaves extremadamente exigentes, pero ha aumentado el número de limpiezas profundas para desinfectar toda la flota con productos específicos para hospitales que son capaces de eliminar el coronavirus. Las tripulaciones están equipadas con máscaras y guantes y todas las aeronaves han recibido toallitas desinfectantes para uso de la tripulación y los pasajeros.

Filtros de aire: es importante recordar que el aire de la cabina nunca este estancado. Es una mezcla de aire externo y aire filtrado que utiliza recirculación HEPA o filtros de alta eficiencia. Estos filtros pueden capturar partículas que contienen virus con una eficiencia de más del 99.9%. Son los mismos utilizados en entornos hospitalarios muy exigentes, como quirófanos. Ninguna forma de transporte público es tan eficiente para proteger a los pasajeros como un avión.

Kits de esterilización: la agencia reguladora europea recomienda que las aerolíneas tengan kits de protección universal (ropa protectora, guantes, máscaras, gafas de protección biológica entre otras medidas) y que colaboren con las autoridades sanitarias. Las flotas de Air Europa han sido equipadas con estos sistemas desde el año 2003, cuando se detectó un brote de Síndrome Respiratorio Agudo y Severo (SRAS).

Reducción de objetos manipulables: Air Europa eliminó los materiales impresos y las revistas en vuelo para reducir los puntos de contacto innecesarios.

Servicio a bordo: Air Europa trabaja para reducir al máximo los objetos que se pueden manejar a bordo. En el servicio "Economy", se entregarán bolsas con el menú y una botella de agua por pasajero. El plato principal estará caliente, cocinado en los hornos a una temperatura muy alta durante el vuelo. En el servicio comercial, también se reducirán los objetos que pueden ser puntos de contacto y, como en la cabina turística, se reforzarán las medidas de higiene ya establecidas.