El anuncio se hizo público el domingo 10 de mayo en un comunicado que además expresa “que esto no es un procedimiento de insolvencia o liquidación”, y que siguen conversando con el Gobierno colombiano para "recibir apoyo financiero en cuanto a estructuras de financiamiento”.

La aerolínea espera cumplir los contratos actuales y continuar vendiendo y distribuyendo sus productos a través de todos los canales tanto directos como indirectos. “Esto incluye las comisiones asociadas a la venta de boletos efectuadas antes de la solicitud del Capítulo 11, que esperamos pagar a su debido tiempo, de acuerdo con nuestras prácticas. También esperamos honrar cualquier obligación previa con los operadores turísticos o de servicios de chárter, así como para seguir pagando las reclamaciones de los reembolsos de los clientes”, señala el comunicado en otro párrafo.

Esta es la segunda vez que la compañía se acoge al capítulo 11 (ya lo había hecho en el 2003). Avianca confía en que a medida que se levanten las restricciones de viajes impuestas por los gobiernos por el Covid 19 pueda reanudar sus operaciones e incorporar nuevamente a sus empleados. Para ese entonces, la línea aérea tendrá implementados una serie de medidas para garantizar la seguridad y el bienestar, tanto de empleados como pasajeros. Avianca igualmente garantiza que “se podrán utilizar los boletos, vouchers, bonos y tarjetas de regalo y demás servicios de viaje comprados antes del inicio de este proceso”. En cuanto al programa LifeMiles, informa que es administrado por una empresa independiente “y no forma parte de la declaración del Capítulo 11 de Avianca."