En números, el tráfico desde y hacia Latinoamérica y el Caribe muestra lo siguiente: 157.584 pasajeros viajaron hacia y desde la región en abril, un 98.7% menos que el año anterior. El tráfico (RPK) cayó 97.5% y la capacidad (ASK) disminuyó 96%, llevando el factor de ocupación a 61.5%.

José Ricardo Botelho, director ejecutivo & CEO de ALTA, señaló que “en todo el mes abril viajaron en la región menos pasajeros que en un día cualquiera de abril 2019 y, para hacernos una idea de la reducción del tráfico, vale decir que el último mes en que viajó 1 millón de pasajeros en la región fue en la década de 1960”. Se debe considerar que solo los mercados de México, Chile y Brasil operaron en abril con reducciones superiores al 90% en el tráfico de pasajeros. Las rutas con mayor ocupación fueron México D.F. – Cancún con 42.300 pasajeros, Sao Paulo – Rio de Janeiro con 30.419 pasajeros y Santiago de Chile – Calama con 22.200 pasajeros. En el mercado internacional, México DF – Houston con 6.100 pasajeros, Sao Paulo – Frankfurt con 5.900 pasajeros y México DF – Atlanta con 5.600 pasajeros".

En el informe, ALTA señaló que en el acumulado enero-abril 2020 se alcanzó un disminución del 30% en el tráfico, lo cual representa una merma de 43 millones de pasajeros y una pérdida de ingresos aproximada de poco más de 10 mil millones de dólares para las aerolíneas que operan en la región.

Todavía sin números finales, los resultados de mayo serán similares con tendencia a mejorar en el mes de junio por la apertura de algunos mercados. Las expectativas a futuro están puestas en los anuncios de algunos gobiernos de la región que estiman que a partir de septiembre se levantarán las restricciones de viajes. Con una recuperación progresiva, en diciembre se estaría operando casi al 50% de lo planificado originalmente y se empezaría a recuperar el tráfico de la región para a inicios de 2025 alcanzar nuevamente los niveles de 2019.