El Caribe mexicano se convierte de esta manera en uno de los primeros destinos de esta región en permitir parcialmente el reinicio de las actividades turísticas. Los hoteles celebraron la llegada de los primeros huéspedes como un signo de inicio de recuperación de sus niveles de ocupación desplomado a niveles nunca vistos por la pandemia.

.Aun cuando la medida generó críticas en algunos sectores, la zona todavía se encuentra calificada como zona de posible contagio, esa acción marcaría el proceso de recuperación económica de la región. El 2019, el aeropuerto de Cancún recibió 25 millones de pasajeros y actualmente registra una fuerte disminución en sus operaciones. La reapertura gradual de actividades vinculadas al turismo ayudaría a mejorar sus niveles actuales.

Los hoteles están impulsando una campaña de promoción que incluyen a alrededor de 200 propiedades en destinos como Cancún, Riviera Maya, Cozumel, Isla Mujeres y la Costa Maya principalmente en el mercado nacional y el de los Estados unidos.

Con todo listo y chequeado en cuanto a procesos de limpieza, desinfección, acondicionamiento y capacitación de personal, los hoteles del Caribe mexicano van abriendo nuevamente sus puertas. Los destinos del Caribe mexicano entraron en contingencia sanitaria a mediados de marzo, como parte de las medidas de mitigación para evitar la propagación del coronavirus y actualmente el estado de Quintana Roo muestras una tendencia hacia el control de la pandemia a nivel local.