La entidad internacional también resaltó que las líneas aéreas han recibido dinero por los boletos vendidos a través de agencias de viajes para vuelos que no han podido realizarse pero que fueron pagados por las agencias a través del IATA-BSP. Por esa razón, la WTAAA considera pertinente que la IATA incluya las reclamaciones de estos viajeros como un componente de las responsabilidades de sus asociadas y, de esta manera, garantizar que se respeten las obligaciones que mantienen las agencias de viaje con sus pasajeros. De no ser así, el colapso del canal de distribución será inevitable.

La Alianza Mundial de Asociaciones de Agentes de Viajes (WTAAA), pide que se proporcionen “los recursos financieros necesarios” para que puedan hacer frente a “un escenario extremadamente difícil”. “Si no se garantiza su continuidad, existe el riesgo de que la quiebra de compañías aéreas genere un efecto dominó de incalculables consecuencias, tanto para las agencias de viajes como para la economía global”, advierte.

Igualmente, la WTAAA, que representa a agentes de viajes de más de 67 países en el mundo destaca la importancia de que las agencias sean incluidas en todas las medidas que se tomen en apoyo del canal aéreo, ya que actúan en calidad de mandatarios de las aerolíneas y son un componente crítico para su distribución.