Esta una medida adicional para ayudar a minimizar la propagación del COVID-19 será implementada en los próximos días, y busca ayudar a elevar el nivel general de salud y seguridad dentro del entorno del aeropuerto. El uso de gafas protectoras sigue siendo voluntario por parte del personal de la TSA que se desempeña en una posición de detección activa.

"TSA está haciendo este cambio para proteger a nuestros empleados y viajeros, ya que el distanciamiento social no siempre se puede mantener en el proceso de seguridad", dijo el administrador de la TSA, David Pekoske.

Se alienta a los pasajeros a usar protección facial y se les podría pedir a las personas que bajen momentáneamente su cobertura facial para fines de verificación de identidad. TSA está considerando más cambios en su sistema de detección para minimizar aún más el riesgo y limitar las interacciones físicas en el punto de control de seguridad. La agencia continuará comunicando cualquier cambio a la experiencia de detección con el público viajero a medida que se tomen estas decisiones.