El sector turístico paraguayo representa en su conjunto el 1,27% del PIB nacional y sostiene en relación laboral directa a unas 33.000 personas. Cabe mencionar al respecto que desde finales de marzo, todas las operaciones fueron reducidas a 0, sin posibilidad de ingresos. Son más de 1.674 prestadores de servicios activos registrados en la SENATUR que sostienen miles de puestos de trabajo que actualmente se sostienen mediante la suspensión de los contratos laborales. Sin embargo, esto no será viable a largo plazo como se requiere para la reactivación del sector. 

Los gremios que firman la carta, ASATUR, AAVIP, el Asunción Convention & Visitors Bureau, AIHPY, CAPATIT, ARPY, el Ciudad del Este y Región Convention & Visitors Bureau y la Cámara de la Ruta Jesuítica, señalan que a pesar de las reuniones que tuvieron con entidades como la SENATUR y el Ministerio del Trabajo entre otras, se encuentran preocupados por la falta de respuestas concretas que ayuden a sostener al sector turístico y consecuentemente a la fuerza laboral vinculada. 

Las entidades igualmente expresaron que “también hemos observado de cerca el actuar de gobiernos regionales e internacionales con relación a medidas positivas dispuestas para el Sector Turismo, reconocido como el principal afectado inicial en esta crisis, así como el de menor probabilidad de reactivación en el proceso de reincorporación de actividades”, recordemos que tanto en Argentina como en Brasil los ministerios turísticos se encuentran inyectando dinero a la industria para su supervivencia. 

Entre las medidas solicitadas por los gremios mencionamos la aprobación diligente de los pedidos de suspensión de contratos laborales por tiempo indefinido o hasta que se reinicie el tránsito fronterizo aéreo y terrestre, mínimamente hasta diciembre 2020, con posibilidad de reincorporación gradual para caso de reactivación comercial; compensación salarial del 100% al trabajador formal de acuerdo a lo declarado en las planillas de aporte presentadas por las empresas que aportan al Instituto de Previsión Social (IPS); flexibilización de condiciones de cancelación de contratos de trabajo de manera a poder otorgar algún tipo de compensación al trabajador, para que estos tengan libertad de emplearse en otros rubros; la exoneración de pago de servicios (a empresas e independientes) del año 2020 (Ande, Essap, Copaco); exoneración de la deuda tributaria correspondiente al año 2020 a empresas e independientes registrados así como garantías (FOGAPY) para nuevos créditos en el sistema financiero entre otras.

La aplicación de estas medidas permitirá sostener a las empresas y asimismo, mantener los miles de empleos que genera este sector.