La medida se inició el pasado 22 de mayo. La entrada de extranjeros al país por vía aérea ya estaba prohibida desde el 23 de marzo por la pandemia del nuevo corona virus. La medida se prolongó en el mes de abril por otros 30 días y nuevamente, en esta tercera ocasión, el gobierno brasileño decidió prolongar la restricción por otros 30 días.

Están exentos de esta prohibición, quienes tienen residencia permanente en el país o desean ingresar en misión de algún organismo internacional, señala el comunicado el gobierno.

La restricción no se aplica a brasileños, naturales o nacionalizados, inmigrante con residencia permanente en el país, profesionales extranjeros al servicio de organismos internacionales, pasajeros en tránsito internacional, siempre que no abandonen el área internacional del aeropuerto y que el país de destino admita su ingreso, funcionarios extranjeros acreditados ante el gobierno brasileño y cónyuges, hijos o padres de ciudadanos brasileños y también aquellas personas autorizadas específicamente por el gobierno brasileño en vista del interés público o cuestiones humanitarias.