La resolución presentada por la ANAC establece que "las Líneas Aéreas que operan servicios de transporte aéreo de pasajeros desde, hacia o dentro del territorio nacional podrán reprogramar sus operaciones regulares o solicitar autorizaciones para operaciones no regulares a partir del 1° de septiembre de 2020. Además autoriza a comercializar pasajes aéreos con fecha de inicio de operaciones a partir del 1° de septiembre de 2020."

Esta decisión afecta directamente a toda la industria aérea en Argentina y la región, aerolíneas domésticas e internacionales, sectores de negocios, comercio, turismo y afines del país. El riesgo de supervivencia que enfrentarán las aerolíneas bajo esta resolución pone en peligro miles de empleos en el país además de la conectividad de Argentina con el mundo. Esta resolución también afecta la conectividad aéreo comercial entre Paraguay y Argentina la cual también se verá postergada hasta por lo menos septiembre.

El cese de operaciones comerciales también afecta a los aeropuertos los cuales enfrentarán una situación grave en la que deben seguir en funcionamiento con sus respectivos costos operativos para atender los vuelos de carga aérea y humanitarios, pero sin vuelos comerciales de pasajeros cuya actividad representa más del 80% de sus ingresos en el caso de aeropuertos argentinos y por lo menos el 50% en el caso de los aeropuertos paraguayos.

Lamentablemente muchas empresas del sector no podrán sobrevivir si esta resolución se implementa como está previstoAfirmó la IATA

La IATA expresó "Entendemos la compleja situación que están atravesando nuestros gobernantes, cuya prioridad número uno es y será garantizar la salud y seguridad de la población ante cualquier adversidad. Comprendemos también el principio de soberanía que rige en cada gobierno. Sin embargo, es nuestra responsabilidad expresar la profunda preocupación que genera la resolución en referencia, que no fue compartida ni consensuada con la industria y que, además, va en contravía de los esfuerzos de todos los actores del sector para proponer e implementar un plan de reactivación responsable y seguro que reestablezca las actividades comerciales y un servicio esencial para la población.”

Bajo la coordinación regional y global de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), la industria aérea está desarrollando un plan de recuperación del tráfico aéreo según los estándares y requerimientos de salud y seguridad de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Además el Comité de Crisis de la OMT se encuentra trabajando en en un pasaporte sanitario que ayude a la recuperación de los vuelos.

“Solamente el sector de viajes y turismo aporta 10% al PIB de Argentina y genera 9.4% de los empleos en el país con cerca de 2 millones de fuentes de trabajo, de acuerdo con estudios del Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC). Cada empleo en la aviación genera cuatro empleos adicionales en industrias afines. Se trata de un importante motor para la economía de los países de la región y, sin duda, un sector que impulsará la recuperación económica una vez superada la emergencia de salud. Lamentablemente muchas empresas del sector no podrán sobrevivir si esta resolución se implementa como está previsto. ”, expresaron desde la IATA.