Pero una vez a bordo y ubicados en sus respectivos asientos, las medidas se vuelven más flexibles. Los tripulantes sugerirán que se sigan utilizando tapabocas durante el vuelo pero no podrán obligar al uso permanente de los mismos durante todo el vuelo. “El papel del sobrecargo es informativo, no de cumplimiento respecto a la política de cobertura facial”, comunicó American a sus tripulantes agregando “que un pasajero que se niegue a utilizar protección facial no es considerado lo suficientemente disruptivo como para presentar una amenaza, por lo que no amerita que el capitán desvíe un vuelo ni se tomen otras medidas”.

Por otro lado, si un pasajero expresa su incomodidad ante la falta de protección de otro pasajero, la aerolínea dijo a sus tripulaciones que “utilicen la conciencia situacional” para aliviar el problema.

También la Asociación de Asistentes de vuelo (CWA), organización que agrupa a casi 50 mil tripulantes de 19 aerolíneas, hizo un llamado a que se homologuen las medidas a nivel nacional en materia de protección de salud y seguridad de las tripulaciones en vuelo en el contexto de la pandemia. Según la CWA, las líneas aéreas “están implementando medidas políticas sobre la marcha, sin coordinación ni dirección del gobierno federal”.

La emergencia sanitaria mundial ha causado una disminución de cerca del 94% de la demanda de viajes en los Estados Unidos.