Con un futuro incierto por delante, con demasiados factores de influencia y operaciones a futuro que serán más costosas por las medidas de prevención que deberán aplicar, las deudas globales contraídas por las compañías aéreas podrían ascender a 550 mil millones de dólares a finales del presente año.

La cifra significa un aumento del 28% sobre los niveles de endeudamiento previstos y aunque se registre alguna ayuda financiera, esta deberá ser reembolsada oportunamente. “Aun sobreviviendo a la crisis, la recuperación de la salud financiera será el próximo gran desafío de las aerolíneas", señaló Alexandre de Juniac, presidente de IATA El aumento, en números, representa 120 mil millones de dólares sobre los niveles de deuda a principios de 2020.

Los factores que influyen o componen la deuda incluyen préstamos gubernamentales, impuestos diferidos, garantías de préstamos, deudas del mercado de capitales, nuevos arrendamientos operativos y otros.

La ayuda del gobierno está ayudando a mantener a flote la industria pero el siguiente desafío será “evitar que la carga de la deuda la hunda. Pagar la deuda de los gobiernos y los prestamos privados significará que la crisis durará mucho más que el tiempo que tarde la recuperación de la demanda de pasajeros”, expresó de Juniac.

Ante estas circunstancias, la IATA exhortó a los gobiernos a centrarse en medidas que ayuden a las aerolíneas a aumentar el financiamiento de capital. “Muchas aerolíneas aún necesitan desesperadamente una línea de vida financiera. Para aquellos gobiernos que aún no han actuado, el mensaje es que ayudar a las aerolíneas a aumentar los niveles de capital con un enfoque en las subvenciones y subsidios los colocará en una posición más sólida para la recuperación ", dijo de Juniac.